Nombres de las muchachas simples

Casi hago que mis compañeros no se gradúen de la preparatoria, por una simple carta…

2020.08.27 16:33 Abner2345 Casi hago que mis compañeros no se gradúen de la preparatoria, por una simple carta…


Ya hacía un tiempo que quería contar esto, sin embargo, no sé si este sea el lugar adecuado para hacerlo, por lo que de no ser así, me disculpo por mi impertinencia, no obstante, me veo en la necesidad de contar esto que ha acontecido y que no conté nunca a nadie.
A veces las historias se reducen a un elemento muy muy simple, a un factor decisivo para que tales sucesos tomasen lugar, a una cosa que define el desenlace de la misma. El factor clave de esta historia se basa únicamente en una carta, y a algo que la desencadeno. Pero, esta no es la historia de esa carta que menciono en el título de este post, (e incluso, realmente no importa que decía realmente esa carta). Sino del origen de la misma. Y los sucesos que voy a contar a continuación, darán pie a desvelar que decía aquella carta que yo mismo redacte. No puedo decir si en esta historia, soy el héroe o el villano. Eso solo lo decidirá cada uno. Tampoco pretendo justificar nada de lo que hice, sea bueno o malo. Solo diré que si tuviera la oportunidad de volverlo a hacer, seguramente lo haría, sí.
Esto paso a finales de mayo, yo estaba a punto de concluir la preparatoria. Yo siempre fui el tipo, solitario y que no encajaba con los demás, cosa que tiene su por que. Esto es una larga historia, pero, en resumen, yo no quería entrar a esa escuela, pero mis padres me metieron. Esta era la típica escuela privada, cuyo alumnado suele ser bastante elitista y con aires de superioridad. Desde el primer día no encaje con ellos, si bien hice algunos amigos, tuvimos nuestras diferencias que poco a poco, nos distanciaron, fui traicionado por otros, en fin. Cosas de la agradable vida estudiantil.
Unos días antes del cierre de curso, y de graduarnos de la preparatoria, muchos de mis compañeros, empezaron a planear una ´´broma´´ de fin de año, como muchas otras que ya habían llevado a cabo, como era la ´´tradición´´. Pero esta era diferente…
Consistía en hacer lo que, en Estados Unidos, se conoce como ´´Ditch Day´´, o algo así. Esta es una pseudo tradición estudiantil, en la que todos los alumnos ya sea de un grupo o de toda la escuela, se ausentan un día en específico. Se que suena muy estúpido, y la verdad, es que así es. Yo cuando escuche esto, pensé que no se llevaría a cabo, o que se olvidaría de semejante estupidez, al cabo de unos días, pero mis queridos compañeros, empezaron a hacer planes con respecto a esto, y es ahí donde yo me di cuenta de que aquello iba enserio. Pero pensé que solo serían unos cuantos, o los idiotas que se sumaran a esa causa. Y lo siguieron haciendo, ganando apoyo de muchos, se podría decir que a prácticamente toda mi generación le agrado la idea, solo había unos cuantos detractores de la idea, y si, entre ellos, obviamente estaba yo. Luego comenzaron a exhortar a toda mi generación para que se sumaran a la broma, y muchos lo hicieron, no porque les pareciera cool la idea, simplemente porque no querían quedar mal con sus amigos, y no querían quedarse solos, a causa de eso. Idiotas, débiles y cobardes. Pero como mencione, hubo gente que no estuvo de acuerdo, un viejo conocido que no mencionare su nombre, y otro más, pero este último cayo presa del miedo y decidió hacer lo que los demás. Hasta que al final solo quedamos, mi camarada ya mencionado y yo. Faltando un día para llevar a cabo este plan, los cabecillas de todo este complot, organizaron una junta, con todos nosotros. Esto ocurrió mientras estábamos en una clase, y mi compañero y yo, al principio nos negamos a ir, pero el profesor de esa clase, que por cierto también era nuestro coordinador académico, nos dijo que teníamos que ir todos, o no iría nadie, así que fuimos. Jamás olvidare esa maldita junta, aquí estaban diciendo, de forma sutil, que todos teníamos que faltar sí o sí. Estaban teniendo cuidado, de que los coordinadores no escucharan la plática y se arruinara todo el plan. ´´Solo es un día´´, ´´no nos pueden suspender a todos´´. Esas eran las opiniones que daban. Pero lo que me hizo estallar, fue lo que paso unos minutos más tarde. Tengo que mencionar que, a ciencia cierta, nunca supe quien fue al que se le ocurrió la idea originalmente, si tenía algunas sospechas, pero todo era una suposición mía. Lo cierto es que, la mayoría de los involucrados y organizadores de la broma eran mujeres, ya saben, las típicas que se creen inalcanzables, y creen que pueden hacer lo que quieran. Porque no me sorprende…
Ellas eran quienes daban esos argumentos tan estúpidos y carentes de sentido. Y también había un idiota de otro grupo diferente al mío, que también parecía estar involucrado en la ideación de la broma. Se consideraba a sí mismo, como la máxima autoridad, y se creía invencible y por encima de todo, típico. El caso es que, entre esas niñas, había una en particular, la cual debo admitir, que me gustaba. Era muy linda físicamente, pero nunca le hable, porque tenía muchos pretendientes y no me gustaba para nada ser parte de su ´´ganado´´ o de su grupo de pretendientes, a decir verdad, se notaba que era bastante creída, pareciera que ella era una mamá, de todos. Cuando estábamos todos reunidos ahí, ella pregunto qué, quien si asistiría el día de mañana. Como o era de esperarse, nadie levanto la mano, volvemos a lo mismo, miedo al rechazo. Y cuando preguntaron lo contrario, todos levantaron la mano… pero yo y mi camarada no la levantamos ninguna de las veces, y esto obviamente llamo la atención, y esta niña, señalo y me pregunto ´´ ¿Vas a venir mañana? ´´. En cuanto me dijo esto, me entro una colera, que no había sentido desde hacía mucho tiempo, en verdad, muchísimo tiempo. Esto me lleno de rabia pura. Pero no dije una palabra. Desvié la mirada rápidamente, alguien saco otro tema y todas las miradas que estaba sobre mí, se desviaron también. Pero la furia interna que sentía en ese momento, no era solo porque la persona que tanto me gustaba me hubiera expuesto, de esa manera, sino que yo note la impotencia y el miedo, de muchos otros compañeros que decidieron sumarse a la broma solo por los temores ya mencionados, y tenía otro compañero que se le podía notar en la cara la tristeza, la impotencia de no poder hacer nada y tener que someterse. Este muchacho tenia, problemas con su padre e imagino que por eso su reacción. Ya imagino, como le hubiera ido en su casa…
Y muchos estaban en la misma situación, pero con tal de encajar en un grupo social, decidieron someterse. Yo todo esto lo pensé en una fracción de segundo, y entre todos estos pensamientos, y la rabia monumental que me corría por las venas en ese momento, me dije a mi mismo ´´la escuela siempre ha sido algo que me tomo muy, muy enserio, y que venga una manada de idiotas a decirme que tengo que faltar solo porque así lo quieren ellos, es inaudito, realmente aquí se ve que son unos hipócritas, exigen libertades a los maestros y al director, pero no dejan que sus propios compañeros, tomen sus decisiones y elijan lo que crean es mejor para ellos, nuestros coordinadores académicos eran los mejores que podemos desear, y han hecho mucho por nosotros, nos han salvado de represalias por parte del director, infinidad de veces, y con esto les estamos fallando e insultando, en la cara, ellos confían en nosotros, sino fuera así, ni siquiera nos hubiesen dejado hacer esa junta, solo entre nosotros, ¡yo no me voy a dejar someter, y si no puedo impedir que hagan esto, al menos voy a castigarlos de alguna manera´´. Dicen, que del odio al amor hay un paso, yo prefiero decir que, del amor al odio, hay solo medio paso, y desde ese momento, empecé a guardarle rencor a esa muchacha, y a todos los involucrados. La junta termino, y mi amigo y yo estábamos decididos a venir el día de mañana, cada uno por sus propios motivos personales. Incluso si eso implicaba darles la espalada a nuestros nefastos compañeros. Admito, que fueron muy estúpidos al creer que yo me iba a someter, y a faltar un día solo porque ellos así lo querían. Yo sabía que, con que solo uno asistiera, era más que suficiente para meterlos en un serio aprieto, y yo sería quien iría.
´´Meterse conmigo, siempre es un grave error´´, pensaba.
Esa misma tarde, muchas compañeras me mandaron mensajes a mi Facebook, preguntándome que, si iba a ir a la escuela, porque como dije, yo no indique ni que sí, ni que no. A ninguna le respondí.
En la noche yo pensaba en lo que acababa de hacer, ellos no se imaginaban que alguien los traicionaría. Pero yo ya lo había hecho. Y no había vuelta atrás, todo eso era como una manera de vengar a todos los que no se dejaron influenciar.
Al día siguiente al llegar, a la escuela, estaba casi desierta, los muy imbéciles en serio lo habían hecho. Solo estaban los alumnos de grados inferiores al nuestro. Los maestros estaban confundidos, se les notaba. El director estaba furioso. En total solo asistimos, como 7 u 8 personas, de casi 60 que éramos. No había razón para impartir clases, con 7 alumnos, así que nos dijeron que podíamos retirarnos, e incluso unos nos agradecieron por haber asistido. Nuestro coordinador estaba muy, molesto también y preocupado y nos pidió que le explicáramos que demonios estaba pasando, y así lo hicimos. Pero para mi sorpresa, al día siguiente, el tipo ´´inalcanzable´´ y las niñas creídas, tenían planeado hacer otra broma, que consistía en hacer una serie de carteles, con frases típicas que decían los profesores con los que teníamos clase. Y yo no iba a permitir que hicieran otra broma más.
Yo estaba decidido a arruinarles todo el plan. Así que empecé a trazar el mío propio. Debía ser muy cauteloso con lo que hiciera. Entonces se me ocurrió una idea, a través de una carta, contacte al director de la escuela de forma anónima. La escribí, de tal manera de que no pudiera saber de quién era la caligrafía, y le expliqué toda la situación. Al terminarla, antes de irme a mi casa, fui sin que nadie me viera y la hice pasar por debajo de la puerta de su oficina, porque no estaba en ella en ese momento.
Yo sabía que las represalias, para todos ellos, serían severas, muy severas, pero no imagine que tanto.
Al día siguiente, el caos se desato.
El director, detuvo la broma, antes de que siquiera empezara. Y mando a todos a sus salones, pero detuvo al tipo y al grupo de mujeres ya mencionado. Al parecer, si había leído mi carta.
Todos recibimos un regaño por las dos bromas. Los que habían faltado por el Ditch Day, el día anterior, no recibieron ninguna represalia mayor, que el fuerte regaño. Pero el director, decidió que mandaría al grupito de mujeres y al tipo, a extraordinarios de todas las materias, como un castigo, o que incluso no pudieran graduarse. Yo no tuve la fortuna de presenciar ese hermoso momento, pero solo con imaginarme las caras que habrán puesto las mujeres en ese momento, y como seguramente entre lágrimas hubieran suplicado al director, ya me era suficiente. Mas tarde durante una ceremonia de fin de curso, el tipo que mencione, estaba sentado al lado de mí, llorando como un niño. Al parecer, se dio cuenta de que por su culpa todos iban a pagar unas muy grandes consecuencias. Admito que me dio un poco de pena, pero, por otro lado, fue un deleite y un gusto verlo sufrir y verlo completamente derrotado. Hice un esfuerzo muy grande, por no reírme.
Pero luego paso algo inesperado…
En la ceremonia de graduación, el director se acercó al lugar donde estaba mi familia y yo, mientras me felicitaban por haber concluido la preparatoria. Se presento con mi familia, y luego se me acerco me tomo del hombro y discretamente me dijo, ´´gracias, por lo que hiciste, ya sé que fuiste tu quien me envió esa carta, y déjame decirte que fuiste muy valiente, y que me hiciste un gran favor´´. Luego me dio la mano, en señal de agradecimiento. Resulta que luego de todo el caos de aquel día, él le pidió al técnico que le mostrara las cámaras de seguridad (las cuales, según yo, no estaban operacionales, así que cuando deje la carta no me preocupe por eso), y es ahí donde supo que había sido yo.
Ninguno de mis compañeros supo que había sido yo, quien los delato, esto no se lo conté a nadie, ni siquiera a mi amigo que también se negó a faltar aquel día.
Al final mis adorados compañeros, se graduaron, luego de que los coordinadores llegaran a un acuerdo con el director. Otra vez, salvándonos, a pesar de todo.

Ya había posteado esto antes esto que voy a comentar, pero, por motivos personales lo borre.
Muchas gracias a todos aquellos que se dieron el tiempo de leer mi post anterior, y a aquellos que comentaron al respecto y dieron su opinión, sea mala o buena. Quiero disculparme si cometí algunas faltas ortográficas, pero no soy escritor, ni estoy cerca de serlo, lo digo porque por lo que veo, aquí la gente quiere evitar las faltas de ortografía como la lepra. Otra cosa, todavía no entiendo muy bien cómo funciona esto de Reddit, no me he dado a la tarea de estudiarlo con detenimiento, soy un estudiante en proceso de admisión a la universidad, con mejores cosas que hacer, como te podrás imaginar.
Ahora hablando de la historia, eres totalmente libre de discernir por ti mismo su nivel de veracidad.
He de decir, que omití muchos detalles en la misma, pues de no hacerlo esta hubiera quedado aun mas extensa de lo que de por si es. Lo que hice, fue acortarla y resumirla lo más posible, tomando solo los detalles fundamentales, pero que a la vez tuviera coherencia. Por lo que, si notas detalles que quedan al aire o que no tienen ninguna explicación, ya sabes la razón.
De hecho, ocurrieron muchas cosas previas a todo ese escándalo, que ayudaron a encender la mecha de todo lo sucedido, inclusive posterior a todo eso que conté, también ocurrieron algún que otro suceso importante. Como, por ejemplo, el baile de graduación.
Solo para aclarar, ya se que mencione la ceremonia de graduación, pero era eso, una ceremonia de graduación, el baile propiamente dicho iba a ser aparte, y no era organizado por la institución, sino por la sociedad de padres de familia, en colaboración con la sociedad de alumnos, de la cual, la mayoría de sus miembros eran excompañeras y excompañeros míos, que estuvieron involucrados en las bromitas.
Pero, en fin, eso ya es otra historia.
Gracias nuevamente.
submitted by Abner2345 to espanol [link] [comments]


2016.05.21 19:15 ShaunaDorothy Ciudad Juárez: Capitalismo y terror misógino Obreros: ¡Luchar por los derechos de la mujer! (2003)

https://archive.is/ny8po
Ciudad Juárez: Capitalismo y terror misógino
Obreros: ¡Luchar por los derechos de la mujer!
Se adjunta una corrección
Reproducido de Espartaco No. 21, otoño-invierno de 2003.
En la última década y media, alrededor de 500 mujeres jóvenes han desaparecido en Ciudad Juárez, México; entre estos casos 370 son homicidios registrados que presentan un patrón donde se tortura, mutila, viola, quema y/o estrangula a la víctima. La mayoría eran morenas, delgadas, con cabello largo. Muchas trabajaban en maquiladoras. Varios grupos de familiares de las víctimas se han organizado para intentar encontrar a las desaparecidas y no dejar que sean olvidadas. El informe reciente de Amnistía Internacional, así como varios libros que se han publicado, han detallado la negligencia por parte del gobierno y la policía en la investigación de estos crímenes. Por fin, después de ser aclamado en Europa y en partes de América, el poderoso documental Señorita Extraviada producido por Lourdes Portillo en 2001 se pudo ver por la televisión mexicana en septiembre.
La fronteriza Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, es conocida por estos brutales crímenes antimujer, pero desgraciadamente lo que ocurre ahí no es singular. Artículos en distintos periódicos locales de las zonas maquiladoras en el norte del país e incluso en urbes como Monterrey testifican que se han presentado varios casos semejantes a los que comenzaron y siguen registrándose en Juárez. El 15 de septiembre La Jornada informó que "los homicidios de mujeres jóvenes y pobres, con rastros de violación sexual, se multiplican en Argentina, el sur de España y Guatemala. La impunidad es norma y las respuestas oficiales van de la ineficacia a los indicios de complicidad."
Ha habido una serie de declaraciones acerca de las muertas de Juárez, ¡culpando a las jóvenes por lo que les pasa! Francisco Barrio, ex gobernador de Chihuahua y actual coordinador de la bancada del PAN en la cámara de diputados, dijo que las matanzas ocurren porque "las muchachas se mueven en ciertos lugares, frecuentan a cierto tipo de gentes [sic]". Jorge López Molinar, ex subprocurador de justicia de Chihuahua, dijo que la posible solución sería que "se autoaplicara un toque de queda". El 27 de septiembre un hombre encontró el cuerpo de una mujer que había sido estrangulada con la correa de un bolso; estaba semidesnuda, con el pantalón y la pantaleta debajo de las rodillas y la blusa arriba de los senos. El cuerpo era de Erika Pérez de 29 años. El procurador de justicia de Chihuahua, José Silva Solís, ¡declaró que "no fue atacada sexualmente y murió por sobredosis"!
Cualquiera que conozca algo de México sabe que el machismo reina en este país de explotación y opresión capitalista. La iglesia inculca el papel sumiso de la mujer; no existe el derecho democrático al aborto; la violencia contra las mujeres se da en seis de cada diez hogares. La mujer obrera y campesina vive doblemente oprimida, como esclava de los esclavos.
Víctor Ronquillo en su libro Las muertas de Juárez (1999) describe el odio contra la mujer y nota que los asesinatos representan una amenaza para todas:
"La forma en que son abandonados los cuerpos, los rastros de tortura, los vestigios de un rito personal: el seno derecho cercenado y el pezón izquierdo arrancado a mordidas. El fuego que inmola a la víctima. Todo ello revela un mensaje cuyo primer destinatario son las próximas víctimas."
La franja fronteriza: Superexplotación imperialista
En 1960, Ciudad Juárez era una pequeña ciudad de 250 mil habitantes en la frontera con Estados Unidos. Hoy tiene una población de más de 1.2 millones de personas, atraídas por la posibilidad de empleos en las fábricas maquiladoras. Después de que se terminó el programa Bracero de EE.UU., que había funcionado como una válvula de escape para la crisis del desempleo en México, el gobierno mexicano abrió la primera zona de libre comercio en 1965. Inversionistas extranjeros que ponían una fábrica en México cerca de la frontera con Estados Unidos eran inmunes a aranceles (para las partes que importaban) y no tenían que pagar otros impuestos. Esto se extendió con el Tratado de Libre Comercio de 1994 que convirtió a todo México en fuente de enormes ganancias imperialistas basadas en el trabajo miserablemente remunerado de los obreros mexicanos. Las secciones mexicana, estadounidense y canadiense de la Liga Comunista Internacional escribimos en una declaración conjunta en 1991: "El TLC fortalecerá a la burguesía estadounidense contra sus rivales comerciales imperialistas, a la vez que someterá a las masas trabajadoras del continente a una mayor explotación. Llamamos a los trabajadores mexicanos, estadounidenses y canadienses a oponerse conjuntamente a este pacto antiobrero" (ver "Alto al TLC, rapiña a México por el imperialismo EE.UU." en Espartaco No. 2, verano-otoño de 1991).
El gobierno derechista y clerical de Fox y su pandilla de seminaristas asegura que México sea un lugar muy atractivo para la inversión extranjera y para los patrones chupasangre mexicanos mientras ataca los derechos de todos los trabajadores y los sectores de la sociedad especialmente oprimidos como los indígenas, las mujeres y los homosexuales. La privatización de las industrias nacionalizadas que busca Fox golpearía a millones con el hambre y el desempleo. La recesión económica ya ha causado el cierre de muchas maquiladoras y despidos en masa, especialmente en la zona fronteriza. Desde el año 2000 hasta la mitad del 2003 se perdieron 700 mil empleos (¡uno de cada diez!) en el sector manufacturero de México (El Norte, 1° de septiembre de 2003). Esto sucede en el contexto de la peor crisis de desempleo en seis años. Las mujeres, quienes en general ocupan los puestos menos calificados y fácilmente sustituibles, son las más afectadas.
La incorporación de la mujer a la clase obrera
Guillermina Valdez Villalva, fundadora del Centro de Orientación para la Mujer Obrera en Juárez dijo:
"Cuando las plantas llegaron a la ciudad, siempre esperamos que contratarían a los hombres desempleados. Pero muy pronto descubrimos que…mujeres jóvenes entre las edades de 16 y 21 años eran las únicas contratadas."
—citado en "Lucha de clases en los talleres de sudor globales", Women and Revolution No.34, primavera de 1988
El trabajo en las maquiladoras se caracteriza por ser mecánico y repetitivo. Lo que importa es tener dedos ágiles, ser joven y tener mucha necesidad para estar dispuesta a soportar lo peor. Un buen componente de las mujeres que trabajan en la frontera dejaron sus comunidades campesinas y/o indígenas con la esperanza de ya no estar sometidas al núcleo familiar, aunque suelen mandar parte del dinero que ganan a sus padres o hermanos. En la frontera también hay hombres y mujeres que trataron de cruzar a los EE.UU. para trabajar y no lo lograron o fueron deportados.
El libro de Sandra Arenal, Sangre Joven, recopila una serie de conversaciones con obreras que expresan fuerza y coraje acerca de sus experiencias al llegar a las maquilas. Se cuentan historias de supervisores que deciden desnudar al personal de vez en cuando para asegurarse de que nadie haya robado alguna de las prendas de ropa que cosen. Una obrera de la industria electrónica tiene que soldar en una jornada 2 mil piezas de tamaño apenas visible. Los dolores por movimientos repetitivos y enfermedades causadas por los materiales del trabajo son comunes.
"Mi hermana empezó a trabajar en SILVANIA el 30 de enero de 1974, de ahí pasó a TUBOS ELÉCTRICOS en 1981 y luego a la planta de la HONEYWELL de Juárez donde falleció. La causa de su enfermedad, según el hematólogo que la vio en el hospital fue que tenía una anemia en cuarto grado, provocada por la acetona que es la sustancia que ella venía manejando diariamente en su trabajo....¡Tenía solamente treinta años! Durante el sepelio supe que en esos mismos días había muerto otra operadora."
Una joven de 22 años que llevaba seis años en las maquilas dice haber "durado más que otras". Tiene dedos con deformaciones en los huesos y en las dos manos tiene un enorme callo de color café amarillento que va de la punta del dedo pulgar, por el dorso, casi hasta la muñeca. Mirando sus manos con tristeza, dice: "¡No me van a pagar mis manos!"
Los orígenes de la opresión de la mujer
En nuestro artículo "Explotación capitalista y terror antimujer" (Espartaco No. 13, otoño-invierno de 1999), donde analizamos los ataques en contra de las mujeres en la zona maquiladora de Ciudad Juárez, explicamos:
"Nosotros los comunistas luchamos por acabar con la opresión de la mujer, herencia del atraso social mantenido por la burguesía. Luchamos destacadamente por la igualdad plena para las mujeres y su total integración a la fuerza de trabajo. Llamamos por pago igual por trabajo igual y por el aborto libre, gratuito y seguro para quien lo solicite como parte de un sistema de salud gratuito y de calidad. Pero la erradicación de la opresión a la mujer requiere de un salto inmenso de desarrollo en las condiciones materiales existentes —y esto sólo puede lograrse mediante una revolución socialista, no sólo en México sino mediante la creación de una economía internacionalmente planificada basada no en la ganancia capitalista sino en la satisfacción de las necesidades de todos—. En otras palabras, la liberación de la mujer no puede llevarse a cabo aparte de la emancipación de la clase obrera."
Una de las ironías de la historia es que la opresión especial de la mujer se vincula con uno de los primeros avances sociales: el desarrollo de la tecnología más allá de lo necesario para la subsistencia mínima que caracterizaba a las sociedades de caza y recolección. La agricultura, el trabajo del metal, la domesticación de los animales y otros avances revolucionarios crearon la posibilidad de que existiera una clase dominante ociosa que viviera del trabajo de otros. La institución de la familia, que exige la monogamia y la esclavitud doméstica de la mujer, surgió para asegurar la herencia de la propiedad a través de la línea masculina. La ideología machista, propagada por la clase dominante mediante las instituciones gubernamentales, los medios y la religión, sirve para justificar la subyugación real de la mujer.
Con el crecimiento de la industria capitalista, la incorporación de la mujer a la mano de obra en las fábricas la saca de su aislamiento en la casa y provee un requisito para su emancipación: la participación en la producción social. Sin embargo, bajo el capitalismo, esto significa agregar la esclavitud asalariada a la esclavitud doméstica. La liberación completa de la mujer de esta opresión doble sólo se llevará a cabo remplazando a la familia con la socialización del trabajo doméstico. La expansión de las fuerzas productivas sentó la base para la socialización del trabajo doméstico, pero ésta no se llevará a cabo bajo el capitalismo porque la familia desempeña un papel económico importante para la burguesía. En un sistema socialista las cosas serían muy diferentes. La economía planificada permitiría remplazar las funciones económicas de la familia con guarderías de servicio las 24 horas del día, y lavanderías y comedores colectivos. ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
El terror policiaco y las ilusiones en el estado
Lilia Alejandra tenía 17 años y era madre de un niño de tres años de edad. Trabajaba para la maquiladora Servicios Plásticos y Ensambles en Ciudad Juárez. Su cuerpo fue encontrado envuelto en una cobija el 21 de febrero de 2001 en un lote baldío sin iluminación que ella cruzaba todas las noches para regresar del trabajo a su casa. El médico forense explicó a los padres de la joven, cuando fueron a reconocer el cuerpo, que presentaba marcas de violencia física y sexual y que la causa de la muerte era estrangulación. El mismo día que Lilia Alejandra no regresó a su casa, los vecinos del lote baldío habían llamado a la policía para denunciar que una mujer estaba siendo golpeada y violada por dos hombres en un coche. Una patrulla llegó al lugar sólo después de que los vecinos hicieron una segunda llamada, y aún tardó más de una hora. El coche ya se había ido.
Diversas investigaciones y testimonios señalan el nefasto papel de los policías, los "fiscales especiales", y las agencias gubernamentales. Nos solidarizamos plenamente con los reclamos de justicia de los familiares de las víctimas y de organizaciones como las "Mujeres de Negro" y "Casa Amiga". El simple hecho de buscar algo de justicia le puede convertir a uno en blanco de ataque. Una secretaria de "Casa Amiga", que presta servicios de apoyo sicológico y realiza investigación sobre los crímenes, fue acribillada en las puertas de la oficina de la organización.
Pero la desesperación en la que viven los familiares de las mujeres desaparecidas y asesinadas en Ciudad Juárez, la indignación que sienten muchas personas alrededor del país y el temor entre las obreras de ser "una más" a menudo es canalizado hacia una de las más mortales ilusiones: la idea de que con más presencia policiaca los crímenes antimujer terminarán.
La solución no recae en presionar al estado —los destacamentos armados que una clase utiliza para mantener su poder hegemónico sobre otras— para que funcione mejor. Es necesario entender el papel social del estado capitalista en asegurar el dominio sobre la clase obrera. Una parte clave del dominio capitalista es la subyugación de la mujer; la violencia antimujer es inherentemente parte del capitalismo. Los policías, el ejército y los tribunales son y serán usados para romper las huelgas combativas que pongan en jaque a la burguesía y para perpetuar la opresión de la mujer.
Las Naciones Unidas, esa guarida de ladrones que mató a 1.5 millones de iraquíes con sus sanciones y preparó el ataque estadounidense, es ahora la excusa de "derechos humanos" para la expansión de la fuerza policiaca represiva en Juárez. La ONU envió una comisión a Juárez que ha recomendado que el FBI estadounidense entrene a policías mexicanos. Durante el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, el FBI trabajó en conjunto con los fascistas del Ku Klux Klan para matar a los que luchaban por esos derechos, incluyendo a cuatro jóvenes negras en una iglesia de Birmingham, Alabama, en 1963. Esto da una idea de cuán indecente es la noción de que estas agencias imperialistas podrían defender los derechos de la mujer.
En el documental Señorita Extraviada se entrevista a una mujer de nombre María, quien fue llevada junto con otras personas a la Cárcel de Piedra en Chihuahua, bajo cargos de disturbios en la vía pública. Ahí los policías la violaron y la llevaron a una celda clandestina. Al ser liberada los denunció y, aunque se capturó a los policías, jamás fueron sentenciados. A pesar de las amenazas de muerte que ha enfrentado, valientemente y con lágrimas en los ojos cuenta su experiencia en el cuartel policial:
"Luego ya me dice uno de ellos, ‘o qué ¿quieres que te llevemos a Lomas de Poleo?’...empieza a aventarme las fotos de muchachas: 'Míralas perra, míralas perra'.... Todos la llevaban arrastrando, por los matorrales...ahí la violan...las empiezan a golpear.... Se miran en las fotos que están así riéndose por lo que está haciendo el otro.... [A las mujeres] se les miraba así su cara...así de dolor, así de sufrimiento y se les miraba así, que lloraban y gritaban."
El propósito de la policía en su conjunto, independientemente del grado de corrupción moral de los individuos que la componen, es llevar a cabo la violencia y el terror que requiere la burguesía para mantenerse en el poder. Quienes luchan por la justicia social tienen que unirse al poder social de la clase obrera. Ninguna otra fuerza puede acabar con el capitalismo ni la opresión y violencia que genera. Nos oponemos a las apelaciones al estado burgués para incrementar las fuerzas policiacas. ¡Ninguna ilusión en el puño armado de la burguesía!
Estamos por el derecho a la autodefensa armada. Por supuesto, el derecho a portar armas no traerá la emancipación de la mujer, cuya opresión está profundamente enraizada en el sistema capitalista y sus instituciones fundamentales, y dicha emancipación sólo se logrará mediante la revolución socialista. Sin embargo, el derecho a portar armas hace una diferencia obvia en la capacidad que uno tiene para defenderse. Pero las leyes que existen en México y en otros países capitalistas acerca del "control" de las armas de fuego hacen que el monopolio de las armas esté en manos del ejército, la policía y los criminales. Y es precisamente a los policías y a los criminales que las mujeres de Juárez temen, no sólo por los asesinatos, sino también por el papel que desempeñan en oposición a la organización de las obreras en las maquiladoras.
La lucha por la emancipación de la mujer
Detener esta ola de terror está en el interés de la clase obrera y los oprimidos. Las mujeres forman el 30 por ciento de la clase obrera. Son un sector doblemente oprimido del proletariado, mantenido como un estrato inferior y un ejército laboral de reserva que la burguesía usa para dividir a los obreros, mantener los salarios bajos y elevar así la explotación de todos. El destino de las mujeres y de su lucha por la completa emancipación está enlazado a la lucha de la clase proletaria contra el capitalismo.
Los espartaquistas luchamos por forjar un partido revolucionario leninista-trotskista para intervenir en las luchas sociales y así cambiar la conciencia de la clase obrera. Lenin escribió en ¿Qué hacer?, "La conciencia política de clase no se le puede aportar al obrero más que desde el exterior, esto es, desde fuera de la lucha económica, desde fuera de la esfera de las relaciones entre obreros y patronos." Así, buscamos construir una dirección para la clase obrera que luche como el defensor de todos los oprimidos. Lenin explicó que el ideal del revolucionario:
"no debe ser el secretario de tradeunión [sindicato], sino el tribuno popular, que sabe reaccionar contra toda manifestación de arbitrariedad y de opresión, dondequiera que se produzca y cualquiera que sea la capa o la clase social a que afecte; que sabe sintetizar todos estos hechos para trazar un cuadro de conjunto de la brutalidad policiaca y de la explotación capitalista; que sabe aprovechar el menor detalle para exponer ante todos sus convicciones socialistas y sus reivindicaciones democráticas, para explicar a todos y a cada uno la importancia histórico-mundial de la lucha emancipadora del proletariado."
Los militantes sindicales más conscientes deben luchar por movilizar el poder social de la clase obrera para combatir la opresión de la mujer, por organizarla en los sindicatos con salarios y derechos iguales a los de los hombres. Deben luchar por servicios médicos gratuitos y de calidad, por el derecho al aborto libre y gratuito, y por organizar destacamentos obreros para defender a las mujeres contra estos ataques. Pero las dirigencias sindicales actuales ni siquiera están interesadas en exigir camiones de transporte de personal —una prestación básica— mientras muchas obreras en Juárez son asesinadas andando por parajes solitarios camino al trabajo o de regreso a su casa. La situación de la mujer obrera es, por sí sola, una muestra de la total bancarrota, del rastrerismo y del machismo de la burocracia sindical.
Aunque una gran parte de la fuerza de trabajo en la franja fronteriza y en el país en general no está sindicalizada, la CTM es la principal central obrera en la zona de las maquiladoras. Sus burócratas gángsteres procapitalistas atados al PRI cotidianamente movilizan escuadrones de golpeadores contra las luchas obreras por mejoras salariales o democracia sindical y son tristemente célebres por sus "contratos de protección" totalmente favorables a la patronal y realizados a espaldas de los obreros. Es obvio que a la cúpula cetemista le importa un bledo la situación de la mujer obrera. Y, fuera de alguno que otro foro inofensivo que tiene más que ver con cuidar su "imagen" que con buscar algún cambio favorable a las obreras, los burócratas "independientes", leales al PRD y al sistema capitalista endémicamente antimujer, tampoco hacen nada por mejorar la situación de las obreras ni por sindicalizar a las que no lo están.
La lucha contra el imperialismo: ¡Por el internacionalismo proletario!
La obrera de la maquila gana una miseria en una empresa extranjera que produce ganancias exorbitantes para los dueños. La obrera de Juárez hace a veces hasta dos horas a pie a su trabajo, porque ni siquiera hay caminos pavimentados entre las áreas donde vive y las avenidas que sirven para los tráileres que llevan las materias primas a las fábricas. El obrero petrolero teme perder la poca estabilidad económica que ha ganado ante las amenazas de privatización e inversión extranjera. El campesino ya no puede ganarse la vida con su parcela por la competencia de las empresas agrícolas estadounidenses. La mujer indígena se encuentra obligada a mendigar fuera de un enorme edificio bancario al cual jamás la dejarían entrar.
Todas estas víctimas de la opresión imperialista deben entender que la única esperanza de liberación vendrá con la movilización del poder obrero en contra del sistema capitalista entero. Si bien el capitalista mexicano puede estar resentido por haber quedado atrás en la lucha internacional por el dominio, éste no es amigo de los oprimidos, y no puede dirigir una lucha antiimperialista. De hecho, la burguesía nacional no podría sostenerse sin el apoyo de sus amos imperialistas.
Los revolucionarios nos basamos en la teoría de León Trotsky de la revolución permanente, cuya premisa básica es que, en la época del imperialismo, los países de desarrollo capitalista tardío no pueden alcanzar el nivel general de productividad económica de los países avanzados. Las fuerzas productivas son el esqueleto que sostiene toda la superestructura de las relaciones legales, políticas, religiosas y culturales en la sociedad. Si bien la opresión de la mujer en los países industrializados muestra los límites de libertad y progreso social bajo el capitalismo, en los países del "Tercer Mundo" como México la situación de la mujer está profundamente arraigada en la "tradición" precapitalista y el atraso religioso. Así, la lucha por la emancipación de la mujer será una fuerza motriz indispensable para la revolución.
Ningún ala de la burguesía puede desempeñar un papel progresista o revolucionario. No puede traer ningún avance significativo para la mujer y todos los oprimidos. El hecho de que el PRD nacionalista burgués a menudo pose como defensor de la mujer es simplemente un testimonio del brutal atraso ideológico de sus oponentes burgueses. Un ejemplo de esto fue el escándalo que ocasionó la "Ley Robles" introducida por el PRD en el DF hace un par de años. Mientras defendemos contra los ataques clericales el derecho que otorga esta ley de aborto en casos de malformación del producto o peligro para la mujer, notamos que el PRD ha dejado en claro su oposición al derecho al aborto libre. En general, la clase capitalista se opone al acceso libre al aborto porque permite a las mujeres un poco de libertad de la subordinación total a la estructura familiar.
La única manera de deshacerse del yugo imperialista y obtener derechos democráticos elementales para la mujer y todos los oprimidos es que el proletariado tome el poder estatal mediante la revolución socialista y reorganice la economía de una manera planificada y racional.
El fenómeno de las maquiladoras muestra claramente el poder potencial de la unidad de los obreros en EE.UU. y México. Son parte de una industria común con los mismos patrones. Conscientes del poder social que adquiriría el proletariado de unificar sus luchas, las burguesías estadounidense y mexicana aplican el "divide y vencerás". Este obstáculo a la lucha conjunta de todos los oprimidos contra su opresor común se da en diferentes formas en diferentes países, y una de las tareas principales de los partidos revolucionarios es combatir estas ideas que sólo sirven a la burguesía.
Nuestros camaradas en la Spartacist League/U.S. saben que las luchas de los obreros contra los patrones y de los negros e inmigrantes contra el racismo avanzarán juntas o retrocederán separadas. En EE.UU. es necesario combatir el racismo antinegro en todo ámbito, incluyendo en el medio de los inmigrantes hispanos (ver "Sur de Chicago", página 2). Nuestros camaradas también intervienen para que la clase obrera alce la consigna ¡Plenos derechos de ciudadanía para los inmigrantes! (ver "Manifestación en EE.UU. moviliza obreros contra leyes antiinmigrantes", Espartaco No. 18, primavera-verano de 2002). En México, el nacionalismo burgués ha sido el principal obstáculo ideológico para la clase obrera en su lucha contra la explotación. Es necesario combatir la falsa conciencia de los obreros mexicanos de que su aliado es el patrón mexicano y no el obrero estadounidense.
Y en ambos países combatimos la ideología antimujer que es un sustento para el sistema capitalista que requiere la subyugación de la mujer. Sólo de esta manera se podrá forjar un partido revolucionario, proletario e internacionalista que tenga la capacidad de terminar con el sistema capitalista de explotación, miseria y terror de una vez y para siempre. ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/juarez.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]